Tiene un patrón de caminata irregular pero lo ignora pensando que sucederá. Verificación de la realidad: no sucederá a menos que haga algo al respecto. La buena noticia es que puede considerar la ortesis, que utiliza dispositivos para modificar las características estructurales y funcionales del sistema esquelético y neuromuscular.

Introducción a la llave

Orthotics combina el conocimiento de fisiología, anatomía, biomecánica y fisiopatología. Los dispositivos utilizados se llaman aparatos ortopédicos. Hay muchas clasificaciones de aparatos ortopédicos, que generalmente se describen según el acrónimo de las articulaciones anatómicas.

Por ejemplo, AFO (ortesis tobillo-pie) se aplica al pie y el tobillo mientras que el TLSO (órtesis toracolumbosacral) se aplica a las regiones torácica, lumbar y sacra de la columna vertebral. En esencia, las ortesis pueden restringir el movimiento, ayudar al movimiento general y reducir las fuerzas de carga.

Ortesis

Las ortesis también son beneficiosas para ayudar a la rehabilitación de fracturas después del yeso y para corregir la forma o función del cuerpo. Finalmente, puede ayudar a controlar, limitar, guiar e inmovilizar articulaciones o extremidades por razones específicas. En última instancia, las ortesis pueden ayudar a facilitar el movimiento o reducir el dolor.

Entonces, ¿cuándo es el momento adecuado para considerar los frenos?

Hay señales que indican que necesita usarlo. Aquí hay algunos casos que indican que necesita llaves:

● Si está parado más de cinco horas al día: si su trabajo implica estar parado más de cinco horas todos los días, es una señal clara de que considera una ortesis. Debe tener en cuenta que permanecer de pie durante varias horas puede causar fascitis plantar. Como su nombre lo indica, es una lesión debido al uso excesivo de la fascia plantar. Las ortesis pueden ayudar en gran medida a aliviar el estrés que ejerce sobre la fascia plantar cuando está de pie.
● Si usa zapatos: los zapatos usados ​​son normales, pero primero debe evaluarlos antes de comprar uno nuevo. Si la banda de rodadura está de un lado o más que el otro, puede indicar que su pie está inclinado (rodando hacia adentro) o en posición supina (girando hacia afuera).
● Si no tiene un arco o arco alto: ya sea que tenga un arco alto o si no tiene un arco, los zapatos normales no proporcionarán suficiente apoyo para sus pies. Con esto, necesita llaves, que pueden proporcionar un amplio soporte.
● Si tiene dolor intenso en el talón o el pie: este signo es obvio, pero algunos ignoran el dolor porque piensan que es la causa de zapatos o tacones incómodos. Debe tener en cuenta que el dolor en el talón o el pie en la mañana es un síntoma de fascitis plantar.
● Si acaba de sufrir una lesión en la extremidad inferior: si recientemente encontró una lesión en la extremidad inferior desde la cadera hasta la rodilla, la pierna y el tobillo, podría ejercer más presión sobre los pies. Como resultado, afectará su forma de caminar. Las ortesis pueden ayudar a corregir su caminar si le da la oportunidad.

¿Qué tal el momento adecuado para reemplazarlo?

Incluso hechas con materiales de calidad, las ortesis no durarán toda la vida. Si lo usa todo el tiempo, puede esperar que dure unos seis meses, pero al final, un reemplazo dependerá de factores como la estructura del pie y la intensidad de uso. Para un uso más efectivo, debe saber cuándo es el momento adecuado para reemplazarlo.

Estos son algunos casos que indican que necesita reemplazo:

● Daño: cuando ve daños, es una señal clásica de que necesita su reemplazo ortopédico. El daño puede ser en forma de grietas o rasgaduras. Si continúa usándolo incluso dañado, corre el riesgo de ampollas. Más importante aún, esto no proporcionará una amortiguación o soporte adecuados en ubicaciones adecuadas.
● Decoloración: si el color de la ortesis es diferente de cuando lo compró, podría indicar que necesita un nuevo par.
● Compresión: si observa que su ortesis parece más plana de lo que solía ser, debería pensar en una actualización. Si tiene un caso de fascitis plantar, perder compresión significa perder apoyo. Si lo deja, puede provocar lesiones y dolor en el pie.
● Olor desagradable: si está en movimiento mucho, es muy probable que sus pies suden, lo que puede acumularse en su ortesis. Al final del día, esto dará como resultado un olor desagradable. Si el olor es malo, podría significar la presencia de bacterias u hongos, que pueden causar infecciones en los pies. Cuando lo reemplace, asegúrese de considerar las ortesis con tejido antimicrobiano.

¿A quién ver si necesita ortesis?

Si necesita aparatos ortopédicos, debe acudir al podólogo más cercano para obtener un diagnóstico inmediato y un plan de tratamiento. Por lo general, tomarán el molde exacto de sus pies para obtener el ajuste correcto. Tan pronto como el molde esté listo, el podólogo lo convertirá en ortesis. Sin embargo, debe saber que hay dos tipos de ortesis:
● Ortesis rígidas: están hechas de fibra de carbono o plástico, que son ideales para caminar o zapatos de vestir con tacones bajos o dedos cerrados. Estos están especialmente creados para aliviar las tensiones y dolores en los pies, así como el dolor en los muslos, las piernas y la espalda baja.
● Ortesis blandas: están hechas de materiales de compresión que pueden proporcionar amortiguación. Las ortesis blandas pueden aliviar la presión de los puntos doloridos

Ultimas palabras

La clave aquí es aprender a usar aparatos ortopédicos. Para las plantillas ortopédicas personalizadas, debe ajustarse a los contornos del zapato y, lo más importante, debe sentirse cómodo. También debe programar controles de seguimiento con el podólogo para asegurarse de que el aparato ortopédico funcione bien para usted.